MÉXICO: EL AUSTERO PRIMER ‘GRITO’ DE LÓPEZ OBRADOR