EL SUPREMO BRITÁNICO DETERMINARÁ SI FUE LEGAL SUSPENDER EL PARLAMENTO